Mercado Navideño de Frankfurt (Weihnachtsmarkt)

En esta entrada les quiero hablar del mercado navideño de Frankfurt. La gran alegría del invierno en la ciudad. El frío, mirando las luces y los adornos, no parece molestar tanto.
mercado navideño en alemania

Árbol navideño: En este caso vemos el gran árbol navideño del Römer, donde se concentra una gran parte del mercado navideño de Frankfurt. Continúa por las calles aledañas que llevan al Zeil (una peatonal enorme) para terminar en la Hauptwache (una plaza gigante en el corazón de la Altstadt: casco histórico). El árbol es lo primero en ubicarse de todo el mercado. Cuando los habitantes ven elevarse el árbol, adivinan que pronto el mercado estará en funcionamiento.

Comida y decorados alemanes

Lebkuchenherzen: En esta foto se ven los “Lebkuchenherzen”, que son como corazones hechos de pan de jengibre. La receta tiene un millón de ingredientes, y debe ser una cosa muy calórica y alimenticia. Los ingredientes son: frutos secos y nueces, naranja, limón, miel, harina, azúcar, huevos, especias, anis, jengibre,cardamomo, cilantro, nuez moscada, canela, etc. Dependen un poco de la zona, los ingredientes que se usen. Llevan frases de amor, o palabras bonitas... hacen un buen souvenir. 

Weihnachtsmarkt en Frankfurt

Stands navideños:  además de los recuerdos, jueguetes o velas, los mercados navideños en Alemania se caracterizan por ofrecer mucha comida a los transeúntes. Comida y bebida, típico alemán. Si faltase alguna, no sería un festival alemán. 

Mercado navideño en Frankfurt

Stands navideños 2:  como les explicaba en la foto anterior, comida y bebida, sí... pero también recuerdos, juguetes, adornos navideños, entre otras cosas.

Fotos de Frankfurt am Main (Otoño)

Imagen de Frankfurt am Main en primavera

Frankfurt am Main: al final primavera todos los árboles que hay en Frankfurt (que son muchos) comienzan lentamente a perder el verde que los caracteriza, y hojas amarillas y amarronadas comienzan a aparecer en sus copas. De fondo se ven los edificios típicos de Frankfurt.

Alemania en primavera

Frankfurt am Main: los edificios de esta foto son llamados comúnmente Mainhattan, porque se parece un poco a la ciudad de Manhattan pero cerca del río Main (en esp. Meno). El cielo despejado en esta foto es casi una excepción a la regla de lo que es el clima en la ciudad.


Alemania en Primavera

Frankfurt am Main: en este caso se ve el paisaje completo (desde la ventana de la oficina de mi trabajo) y como es natural, a lo lejos se ven las nubes oscuras que se acercan. En la imagen se ve el Mainhattan, a la izquierda, y a la derecha el Dom y las puntas de por lo menos unas cinco iglesias.

Para utilizar estas imagenes, por favor contactarme. 


Regreso a Frankfurt: diferencias

Las vacaciones se han terminado, el último grano de arena de descanzo en Argentina ha caído, y hay que volver al trabajo, a la rutina, y sobre todo: al frío.



Dos semanas en Argentina se pasaron volando, los reencuentros, los olores, los sabores... el aire mismo. Borges decía, creo haber leído en alguna entrevista, que todo le parecía irreal, hasta que volvía a Buenos Aires... dónde la vida continuaba donde se la había dejado. Como siempre, digo, que, a mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires: La juzgo tan eterna como el agua y como el aire. A mi me sucede lo mismo, Buenos Aires siempre se mantiene igual, al pasar por los mismos lugares que hace tanto tiempo... es una nostalgia diferente, o quizás no. Se entienden los tangos, "que 20 años no es nada", "que al recordarte se me pianta un lagrimón", entre otros... Estaba escuchando la canción "Home Sweet Home" del grupo Los Pericos, dice: "cuando estoy lejos de aquí, me pongo sentimental, y eso que el Tango no es para mí". Creo que los chicos del grupo no han estado realmente lejos... sino el tango sí, efectivamente, sería para ellos.

De regreso en Frankfurt siento las diferencias, pero por sobre todo, la diferencia horaria, sumada al hecho que el vuelo fue bastante movido y no pude casi dormir nada. Siempre me imagino en el futuro cómo volará la gente al viajar en avión. Supongo que harán como nosotros, mirarán hacía las viejas máquinas voladoras y se preguntarán cómo harían para tener el valor de volar en esas cosas. La diferencia de horario es de cuatro horas, pero es suficiente como para dejar mareado a un viajero.

Al llegar se notó otra diferencia: el clima. No hace aun mucho frío en Frankfurt, pero si más que en Buenos Aires, sumado al hecho de que el clima de Hessen (al menos estos úlitmos 12 meses) ha sido nublado. Nublado en verano, nublado en primavera, nublado ahora. Es triste, es nostálgico, es fatigante. Pero en eso, asemeja mucho a Buenos Aires. Es por eso que supongo que hay gente que sufre tanto en Alemania, sobre todo los países con crisis que son los que tienen tantos días soleados. En eso, los argentinos, no creo que sufran demasiado. Es un día típico de Buenos Aires durante los meses de junio o julio.

Lo único que me anima es que pronto dará inicio el mercado de navidad en la ciudad, y en la región. Cada ciudad tiene el suyo, por más minúsculo que sea. Esos aires vacacionales, en el que todo términa y se da inicio nuevamente para empezar con más fuerza me anima. Y el frío siempre me gustó. Yo creo que lo que no puedo aceptar (yo, o mi organismo) es el cambio brusco. El ser humano es un ser de hábitos, de eso no hay duda.


Seguimos...

Casa de Goethe en Frankfurt: Goethe se retuerce en su tumba


La casa de Goethe en Frankfurt, una atracción ¿obligatoria? cuando se visita la ciudad.  Un artículo y una experiencia en la Goethehaus.




Hace mucho que no escribía, pero para mantener el blog vivo (pues no quiero dejarlo morir), voy a contarles sobre mi visita a la casa (natalicia) de Goethe, en Frankfurt. Ante todo debo decirles que se deben preparar, al entrar en el museo (pues se trata de un museo) con mucho dinero, si alguna vez tuvieran la oportunidad de encontrarse en Frankfurt. No sé si Goethe era capitalista, o si estaba en contra el modelo que reina en nuestro mundo actualmente, pero como hombre de mundo y humanista, estoy casi seguro que se hubiera opuesto a la idea de cobrar una entrada tan cara para visitar su hogar. Incluso los estudiantes deben pagar 3€, cosa casi inaudita en la Europa actual. 

Debajo les agrego la lista de precios actual y tal como aparece en el sitio web (sin contar los precios con visitas guiadas, que, por supuesto tienen otro precio superior). Como pueden ver, hasta los estudiantes deben pagar una contribución.

En Francia, (para más información leer las entradas sobre Dijon) los museos eran gratuitos para todos los menores de 26 años.


Eintrittspreise (precio de las entradas)





Precio regular
7,00 €


Reducidos
3,00 €


(discapacitados, desocupados)



Estudiantes
3,00 €


Estudiantes de escuela
1,50 €


Grupos
5,00 €


(a partir de 11 personas)



Grupos
4,00 €


(a partir de 20 personas)



Familias con niños
10,00 €


(max. 2 adultos)




La idea de visitar “la casa de Goethe”, es, a mi modo de ver las cosas y refiriéndome a este caso, una estafa. Paso a explicar las razones de este ataque directo a la construcción denominada Goethehaus.
 

1) Referencias a la obra de Goethe


La casa sólo presenta una habitación en la que podría haber una referencia (mismo lejana) hacia la obra del escritor, pensador y hombre de luces alemán. Es una mera y simple casa del siglo XVIII (Goethe nació en 1749), en la que se puede visitar hasta la cocina. Dudo que el desayuno inspirara a Goethe a escribir al Fausto, a la Cuitas del Jóven Werther o sus poesías de Sturm und Drang. (fotos de la cocina de la Goethehaus). Calculo que sólo un fanático acérrimo del escritor podría alegrarse de poder ver la cocina dónde se preparaba la comida de Goethe, ya que dudo que el mismo Goethe se dignase a bajar a la misma, por tratarse de un recinto para los sirvientes.

Cómo dije antes, sólo la biblioteca tiene un aire goethesco (si existe la palabra quijotesco, debe existir esta también). Pero si uno se pone a pensar, Goethe “nació” en esta casa, con lo que dudo que haya leído mucho en esta casa de esa biblioteca con la edad que tenía. Es cierto, dicen que Goethe es la persona con el mayor IQ de la historia. Pero de ahí, a decir que leyó todos esos libros como un infante recién nacido, lo dudo.
 

2) Relevancia de la Goethehaus


Habiendo visitado la ciudad de Salzburgo, en donde tienen la casa de nacimiento de Mozart, la casa donde Mozart vivió hasta los 20, hasta los 30, dónde fue al baño, etc. no debería sorprenderme que la gente en Frankfurt intente hacer lo mismo. 

La casa de Goethe
, es, a mi juicio irrelevante. Es una mera copia (leer punto 3) en la que nadie cree, los locales no se interesan, y solo se estafan a los turistas extranjeros, los cuales no tienen ninguna idea de lo que están viendo, y probablemente quien fue el escritor. 

Se trata simplemente de un grito de protesta en el cielo, o quizás una prueba forzada, de que el hombre más importante de la historia de Alemania en el mundo de las ideas, nació en Frankfurt. De ahí, que Frankfurt tenga la plaza de Goethe, la casa de Goethe, la universidad de Goethe, el monumento a Goethe, etc.
El frente de la "casa de Goethe"

3) Originalidad de la Goethehaus

Primeramente, cabe destacar que, como mencionado anteriormente, la casa carece de marcas representativas del autor. Con lo que visitar a la Goethehaus puede significar visitar la casa de Goethe, de Schiller, como la casa de una persona cualquiera del siglo XVIII. 

Pero más allá de ese detalle, la casa de Goethe fue destruida durante el ataque aéreo a la ciudad de Frankfurt am Main durante la segunda guerra mundial, más específicamente en el año 1944. Para más información de cómo quedó destruida la ciudad, les dejo este enlace. Su reconstrucción comenzó en el año 1947 y su reapertura fue en el 1951. Al terminar la guerra ya estaba el debate de si valía la pena reconstruirla, ya que carecería de originalidad. 

Mi reacción al ver las fotos de la casa destruida durante la segunda guerra mundial, fue de completa sorpresa y enojo. El precio está por encima de cualquier museo en la ciudad de Frankfurt, y encima se trata de un plagio (punto 3), completamente carente de sentido en lo referido a la obra del autor (punto 1) y  de una inutilidad absoluta (punto 2). 

Recomiendo, a quien esté de visita por la ciudad de Frankfurt, (y con algún conocimiento del autor) que simplemente visite la casa de Goethe desde afuera, y se saque una foto a la fachada (por supuesto, de pos-guerra), y que si quiere algo más interesante, que visite la Goetheplatz, en la que se encuentra un enorme monumento de Goethe con una historia, quizás no tan interesante, pero si al menos verdadera. 

Mi impresión: me voy un poco desilusionado de la casa de Goethe. Siempre quise ir desde que estoy en Frankfurt (en estos momentos se acaban de cumplir 23 meses de mi llegada) ya que desde que empecé a estudiar alemán me encantó Goethe. Al menos puedo sacarlo de mi lista. Quisiera ver si alguna vez visitaré la tumba de Borges (que es otra de las cosas de mi lista). 

Fotos utilizadas en esta entrada:

Martin aka Maha – estatua de Goethe
 

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger